El Confidencial
radiolider Buscador de noticias buscar en google
José Manuel López García
Marita Seara Fernández
Piñeiro Docampo

Feijoo ofrece "consenso na política forestal" si el Parlamento investiga la crisis de los incendios

27-08-2006

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijoo, tendió la mano al PSdeG y al BNG y ofreció al Ejecutivo autonómico "consenso na política forestal" de Galicia. Y puso una condición para negociar un pacto que preserve el futuro del monte gallego: "Que o Gobierno dé conta ante a sociedade galega, asuma as súas responsabilidades e se investigue a fondo no Parlamento o que pasou". Feijoo dijo que si esa condición se lleva adelante, "estaremos co Goberno". Por su parte, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, invitó al Gobierno de la Xunta a aceptar "ese ofrecimiento de pacto". Pero también dirigó duras críticas al Gobierno central. Lo acusó de "ineficaz, imcompetente y demagogo". Feijoo echó también leña al fuego y acusó a la Xunta de "sembrar a discordia civil". Mariano Rajoy, Núñez Feijoo y Manuel Fraga participaron en la tradicional cumbre de las juntas directivas provincial y regional del PP. Fue en Ribadumia, en el Pazo Quinteiro da Cruz. Este acto, desde hace ya algunos años, representa el 'pistoletazo' de salida del nuevo curso político. "Agosto negro de 2006" El asunto de los incendios capitalizó buena parte del discurso de Núñez Feijoo. Habló del "agosto negro de 2006". Y lanzó una dura crítica a la gestión del Gobierno de la Xunta. El líder de la oposición en Galicia aseguró que "legalmente se uniron os utros dous partidos contra o vencedor democrático das eleccións e decidiron repartir o poder e o Goberno". Explicó que "os dous partidos querían Medio Rural, pero ninguén quería os incendios; ó final foron os nacionalistas os que levaron Medio Rural pero tiveron que cargar cos incendios; en consecuencia, o presidente socialista quedou liberado da xestión dos lumes forestais". A juicio de Núñez Feijoo, "os cidadáns de Galicia están pagando as consecuencias dun Gobierno pensado para ocupar o poder e non para exercer con madurez as súas responsabilidades". El líder de la oposición, ante cientos de dirigentes del partido, hizo balance del "agosto negro". Cifró en "cerca de 100.000 hectáreas" la superficie de monte calcinado. Hasta ahora, el PP siempre había apostado por la cifra de 175.000 hectáreas calcinadas. Habló de "miles de persoas desaloxadas das súas vivendas, as principais vías de comunicación cortadas, centos de millóns de euros perdidos, disminución do PIB galego". Y aportó una conclusión: "a maior catástrofe medioambiental e forestal de Galicia". También aprovechó el acto que da inicio al curso político para deunciar que el Partido Popular fue "víctima de una campaña innobre, antidemocrática e totalitaria". Además de criticar la "ausencia" del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, durante "a primeira metade da crise", denunció que "ninguén sabe canto, como ou cando vai cobrar por facendas, bens patrimoniais calcinados á excepción dunha cifra exacta: 18.000 euros por persoa falecida". Núñez Feijoo también advirtió de que "é a primeira vez na historia que un Goberno con plenas competencias nun asunto culpa á súa propia sociedade". En su opinión, la Xunta de Galicia pretende "dividir á sociedade galega". "Intentaron sementar a discordia civil, i eso é unha imperdonable deslealdade con Galicia", puntualizó el líder del PPdeG ante un auditorio que lo interrumpía con aplausos cada poco. "Só queda que o Goberno pida a dimisión da oposición", remachó. Críticas a Madrid El presidente del PP también apoyó las tesis de Núñez Feijoo. Mariano Rajoy dirigió sus dardos hacia la gestión del Gobierno central durante la crisis incendiaria. En su opinión, el Ejecutivo que gestiona José Luis Rodríguez Zapatero se vio "este verano sin dirección, sin ideas y deformado por los acontecimientos". Para Mariano Rajoy, "la incompetencia, la ineficacia y la demagogia configuran el estilo genuino del Gobierno". Citó los ejemplos del aeropuerto barcelonés del Prat, que a inicios de las vacaciones fue paralizado por una huelga de trabajadores; la crisis de los incendios de Galicia y la llegada masiva de inmigrantes sin papeles a territorio español. Mariano Rajoy censuró los discursos de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona; del Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido. "Si hablan de trama organizada, tienen que actuar". "Es una vergüenza", dijo el líder nacional del PP. Se refería a la gestión de la crisis de los incendios por parte del Ejecutivo central. "Lo hicieron mal, lo hicieron rematadamente mal". E invitó al Gobierno de la Xunta a que negocien la oferta de Núñez Feijoo. "Creo que deberían aceptar ese ofrecimiento de pacto".





www.galiciadiario.com no se hará responsable de los comentarios de los lectores. Nuestro editor los revisará para evitar insultos u opiniones ofensivas. Gracias