El Confidencial
radiolider Buscador de noticias buscar en google
José Manuel López García
Marita Seara Fernández
Piñeiro Docampo
Sociedad

Los gallegos tienen aprendida la lección de la corresponsabilidad en el hogar pero suspenden en la práctica

El 40% piensa que la mujer debe trabajar menos horas para ocuparse más de las responsabilidades familiares

28-08-2006

Los gallegos se saben la teoría de la corresponsabilidad de género, el reparto equitativo de las responsabilidades domésticas y familiares entre hombre y mujer, aunque suspenden claramente en la práctica, según revela la encuesta "Uso dos tempos e corresponsabilidade: prácticas, actitudes e valoracións" elaborada por la Vicepresidencia de la Xunta y presentada en Santiago. En palabras de la secretaria xeral da Igualdade, Carme Adán, el estudio, realizado a 1.200 personas el pasado mes de junio, constata que existe "unha grande fenda" entre lo que la sociedad gallega entiende que debería ser el reparto de las tareas domésticas "e o que é na realidade". Por ello, una vez conocidas las actitudes y comportamientos de los ciudadanos en esta materia, Adán explicó que las medidas de su departamento a partir de ahora tendrán como objetivo "trasladar á práctica diaria o que os galegos teñen claro no discurso". Y es que mientras que las actitudes son favorables a la corresponsabilidad -más del 95 por ciento de la población cree que hombres y mujeres deben contribuir por igual al cuidado del hogar y de sus miembros, así como a los ingresos familiares-, las prácticas reales continúan estando muy marcadas por el desequilibrio de género. De hecho, el cuidado de los hijos y de los mayores o dependientes sigue siendo cosa de mujeres en Galicia, situación de desigualdad de la que parecen no darse cuenta los hombres, "que nos atopamos especiamente cómodos", criticó el secretario xeral e de Relacións Institucionais, Antón Losada. Así, mientras que 6 de cada 10 encuestados admite que es la mujer la responsable del cuidado de los niños y de las personas en situación de dependencia, los hombres parecen tener otra percepción de esta realidad. Y es que si la pregunta se desglosa por sexos se aprecia que 3 de cada 10 varones afirman que los dos miembros de la pareja asumen por igual la tarea de cuidar a los hijos, porcentaje que asciende a 4 de cada 10 en el caso de la atención a mayores y dependientes. Esta concepción distinta entre lo que ven ellos y ellas la atribuyó Adán al hecho de que los hombres responden que cuidan "cando en realidade o que fan é axudar". Esto se traduce en prácticas de desigualdad muy arraigadas en el reparto de los usos del tiempo en los hogares gallegos. Así, mientras que los hombres dedican más tiempo al trabajo remunerado que las mujeres (1 hora y 14 minutos más al día), las mujeres dedican más horas a las tareas domésticas (1 hora y 25 minutos más), así como al cuidado de los hijos (54 minutos más) y de las personas dependientes (39 minutos más). En el caso de las que tienen hijos menores de 12 años o personas mayores a su cargo las diferencias todavía se acusan más, hasta el punto de que ellas dedican 2 horas y 27 minutos más que sus parejas al cuidado de los pequeños y 2 horas y 45 minutos más al de los mayores. A raíz de estos datos resulta evidente que el tiempo de ocio ocupa más tiempo en la agenda diaria de los hombres que en la de las mujeres, algo que, en opinión de Losada, "non fai falla facer unha enquisa para sabelo". Aunque es en la práctica donde se constata que la corresponsabiliad todavía es una asignatura pendiente en Galicia, ya en las actitudes de los encuestados se aprecian creencias que muestran la necesidad de una mayor sensibilización al respecto. Basta decir que 2 de cada 10 gallegos consideran que el deber de un hombre es ganar dinero y el de una mujer cuidar de su casa y familia, o que 1 de cada 4 señale que no está bien que el hombre se quede en casa y cuide de sus hijos mientras la mujer trabaja. Además, 4 de cada 10 sostienen que es ella la que debe trabajar menos horas que el hombre para que pueda ocuparse más de las responsabilidades familiares y domésticas. La opinión de las mujeres Sin embargo, en la perpetuación de estos estereotipos o patrones tienen mucho que ver las propias mujeres, que si bien por una parte son conscientes de la necesidad de repartir equitativamente el trabajo en casa, luego apoyan en mayor medida que los hombres la responsabilidad feminina en el cumplimiento de las tareas domésticas y familiares. En concreto, un 27,8 por ciento de las gallegas cree que no está bien que el hombre se quede en casa cuidando de los hijos y que la mujer se vaya al trabajo, porcentaje que en las respuestas de los hombres baja al 23,1 por ciento. Además, el 46,5 por ciento de las mujeres está muy o bastante de acuerdo con la idea de que ellas trabajen menos horas para poder ocuparse de las responsabilidades domésticas y familiares, frente al 38,3 por ciento de los hombres que piensan lo mismo. Adán explicó que son las generaciones más jóvenes las más comprometidas con la igualdad en el reparto de tareas y la defensa de la corresponsabilidad, así como que los estereotipos se mantienen más en las zonas del interior, frente al cambio de mentalidad que se aprecia en las zonas más urbanas y provincias atlánticas.





www.galiciadiario.com no se hará responsable de los comentarios de los lectores. Nuestro editor los revisará para evitar insultos u opiniones ofensivas. Gracias