El Confidencial
radiolider Buscador de noticias buscar en google
José Manuel López García
Cartas al Director
Fernando Merino de Lucas
Sociedad

LOS BEBÉS

Ayudar a un niño a dormir cuando hace calor

30-04-2021 10:45:45
El sueño de los bebés.

En verano, el calor se desata y puede afectar por completo al ciclo de sueño de los niños. En este artículo, te contamos como puedes ayudar a un niño a dormir cuando hace calor.


El calor en los niños

Durante la niñez, se desarrollan completamente las funciones del organismo humano. Un adulto es capaz de actuar ante el calor excesivo para combatirlo, pero un niño aún no tiene a pleno rendimiento las herramientas necesarias para hacerlo.

Además, los niños aún no son capaces de regular su temperatura corporal correctamente, por lo que son muy sensibles a los cambios bruscos que se presentan.

El verano es especialmente duro para los niños porque causa intranquilidad y fatiga debido a las altas temperaturas. Es sumamente importante controlar la temperatura del bebé, ya que el calor excesivo se ha vinculado con el síndrome de muerte súbita del lactante. 


¿Cómo saber si el bebé tiene calor? 

Aunque parece que los niños pequeños no pueden decirnos cuando tienen calor o se sienten mal, siempre buscan las maneras de comunicarse. El calor suele provocar intranquilidad en los bebés, de manera que notas que da muchas vueltas mientras duerme o, incluso, se despierta con frecuencia. 

También puedes verificar su temperatura corporal tocándole la nuca para comprobar si está demasiado caliente. El sudor y la presencia de granitos en el cuello también son una señal de que el niño tiene mucho calor.


¿Cómo ayudar a un niño a dormir cuando hace calor? 

Es muy importante controlar la temperatura de un bebé durante sus horas de sueño y eso ha quedado más que claro, pero ¿cómo puedes hacerlo? A continuación, te dejamos algunos consejos que te ayudaran: 

1.- Mantén la habitación fresca


La del ambiente influye muchísimo en la del niño, así que es importante mantener su habitación fresca. Procura que durante las horas más calurosas las persianas y ventanas estén cerradas para evitar que el calor impregne el lugar.

2.- Cuidado con el aire acondicionado

Sí, una de las soluciones más rápidas y efectivas para mantener fresco un espacio es encendiendo el aire acondicionado. Sin embargo, no es recomendado hacerlo todo el tiempo en la habitación del bebé porque puede enfermar o afectar sus vías respiratorias.

La mejor manera para utilizar el aire acondicionado es encendiéndolo y apangándolo un poco antes de acostar el bebé. De esa manera, el ambiente estará fresco, pero sin tener encendido el artefacto.

3.- Hidrata a tu bebé

Tomar agua es muy importante para que la temperatura del bebé se mantenga estable y sin cambios demasiados bruscos. Si el bebé está muy pequeño, no debes darle agua, sino que se hidrata mediante la leche materna.

Recuerda hidratar a ti bebé con frecuencia durante todo el día y la noche, eso lo mantendrá a una buena temperatura.

4.- Acuesta al bebé con ropita fresca 

Todo importa a la hora de acostar a tu bebé y, por ello, es indispensable colocarle ropita fresca y cómoda. Los pijamas de tejidos naturales como el algodón con ideales porque son ligeras, suaves y permiten la transpiración del bebé.

Evita por completo colocarle ropa muy ajustada o de materiales calurosos, ya que esto solo empeorará el malestar.

5.- Compra un colchón transpirable

Acostar al niño sobre un colchón transpirable también le ayudará a mantenerse fresco y libre de calor. Los colchones transpirables permiten el flujo de aire entre sus capas, de manera que ayudan a disipar el calor y evitar que la temperatura del bebé se eleve demasiado.

Este tipo de colchones son ampliamente recomendados para bebés porque pueden disminuir el riesgo a sufrir de síndrome de muerte súbita del lactante. Atendiendo a esto, es de resaltar la gama de colchones de cuna BabyKeeper, que están especialmente diseñados para aliviar este problema, entre muchos otros, lo que los hace de gran utilidad para los padres.

6.- Dale un baño templado antes de dormir

Un baño, a la temperatura correcta, será muy útil para lograr que el niño esté fresquito justo antes de dormir. Lo ideal es que el agua esté a unos 36º, de tal forma que no sea ni muy fría, ni muy caliente. El baño también le ayudará a relajarse, así que es una buena rutina para antes de dormir. 





www.galiciadiario.com no se hará responsable de los comentarios de los lectores. Nuestro editor los revisará para evitar insultos u opiniones ofensivas. Gracias